Ir al contenido principal

Destacados

Política de privacidad.

  Plantilla de Política de Privacidad www.elultimoromanoi.com te informa sobre su Política de Privacidad respecto del tratamiento y protección de los datos de carácter personal de los usuarios y clientes que puedan ser recabados por la navegación o contratación de servicios a través del sitio Web www.elultimoromano.com. En este sentido, el Titular garantiza el cumplimiento de la normativa vigente en materia de protección de datos personales, reflejada en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y de Garantía de Derechos Digitales (LOPD GDD). Cumple también con el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas (RGPD). El uso de sitio Web implica la aceptación de esta Política de Privacidad así como las condiciones incluidas en el Aviso Legal. Identidad del responsable Titular: José A. Olmos Gracia Correo electrónico: yosi263885@hotmail.com Sitio Web:

LA ÚLTIMA GRAN PANDEMIA.


 



En el contexto de la primera Guerra Mundial, surgió una enfermedad mucho más mortífera que las balas, bayonetas y obuses, fue la llamada Gripe Española. 

Este nombre se debe a que España era un país neutral y no participó en la Gran Guerra, su prensa fue la única que no sufrió censura y pudo informar de ella, ya que en los bandos contendientes no se consideraba apropiado informar al enemigo de las consecuencias que el virus estaba provocando en sus países y de no desmoralizar a los soldados que estaban en el frente. La enfermedad se llevó entre 50 y 100 millones de al más, afectando a unos 500 millones de personas, de las que no se libraron famosos como Franklin D. Roosevelt, por entonces asistente del Secretario de marina, Alfonso XIII, Rey de España, o el propio Káiser Guillermo II. 

Se considera el inicio de la misma en Fort Riley, Kansas, y su paciente 0 Gilbert Michell en 1918 al ser el primer caso notificado, sin embargo en 1916 ya se había notado un aumento de más del 2% en la mortalidad de la gripe estacional,  un 65% respecto a 1915 y un 75% respecto a 1914. Sin embargo, posteriores historiadores y científicos, manifiestan diferentes lugares de origen de la pandemia como China, Estados Unidos, Francia o incluso Madrid, aunque esta última solo es una hipótesis si base científica sólida. 

El Influenzavirus A subtipo N1H1 tuvo varios síntomas: pulso rápido de más de 140 pulsaciones por segundo, respiración rápida y superficial, fiebre superior a 39 grados, fuerte dolor abdominal, color grisáceo de la tez, pupilas dilatadas o cansancio extremo. Entre las 12 y 18 horas se producía un empeoramiento con Disnea, aumentó de líquido pulmonar, sudoración extrema o aumentó de fiebre y entre las 24 y 48 horas, si se producía empeoramiento, la muerte. A la gravedad de los síntomas y la virulencia del mismo, hay que añadir la confusión que provocaba la multitud de síntomas, confundiéndose a veces con Fiebre Tifoidea o Apendicitis. La falta de medios de protección e higiene, el masivo movimiento de tropas y población y el hacinamiento de estas, facilitaron la expansión del virus que llegó a su punto más álgido en 1918. Ya por 1919 la siguiente oleada fue mucho más benévola y en 1920 apenas hubo algún repunte. 



La alta tasa de mortalidad, que se cebó especialmente con niños, se cifra entre un 10 y un 20% de los infectados y entre un 3 y un 6% de la población mundial. Los tratamientos aplicados fueron desde suministrar oxígeno hasta atiborrar de aspirinas, todos inútiles, aunque sí hubo uno que se demostró parcialmente eficazmente, fue la transfusión de sangre de personas recuperadas a pacientes, práctica que se vuelve a probar con el actual Covid-19. 

En el marco de la contienda bélica supuso la paralización de ejércitos y ofensivas, como la del Imperio alemán en 1918, aunque países como Estados Unidos no renunciaron a seguir enviando tropas aún a sabiendas de los informes de infectados y muertos, ya que eso supondría mostrar debilidad ante la Triple Alianza. El resultado de la guerra ya se conoce.

Comentarios

Entradas populares