Ir al contenido principal

Destacados

Política de privacidad.

  Plantilla de Política de Privacidad www.elultimoromanoi.com te informa sobre su Política de Privacidad respecto del tratamiento y protección de los datos de carácter personal de los usuarios y clientes que puedan ser recabados por la navegación o contratación de servicios a través del sitio Web www.elultimoromano.com. En este sentido, el Titular garantiza el cumplimiento de la normativa vigente en materia de protección de datos personales, reflejada en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y de Garantía de Derechos Digitales (LOPD GDD). Cumple también con el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas (RGPD). El uso de sitio Web implica la aceptación de esta Política de Privacidad así como las condiciones incluidas en el Aviso Legal. Identidad del responsable Titular: José A. Olmos Gracia Correo electrónico: yosi263885@hotmail.com Sitio Web:

LA NAVAJA DE OCKHAM.


 Seguro que has oído alguna vez esa expresión, pero ¿sabes exactamente de dónde viene? Para empezar, vamos a ver a el autor de tal razonamiento. Guillermo de Ockham fue un filósofo, teólogo, escritor, lógico, físico y monje franciscano de origen inglés de finales del Siglo XIV. Criticó las diferentes corrientes filosóficas imperantes hasta el momento como el Aristotélico, Platonismo, Tomismo o Agustinismo, por lo que se apodó a su filosofía como Criticismo. Sus esfuerzos se centraron en la separación entre Fe y Razón y en la defensa de un nominalismo acérrimo, que niega la existencia de las esencias universales de las cosas particulares, tal y como afirmaba Platón y sucesivos filósofos. Sus ideas le costaron la excomunión en 1324.
La teoría de la que hablamos es el Principio de Economía, o como se le conoce comúnmente, La Navaja de Ockham. Se basa principalmente en la crítica al esencialismo, ya que si Dios a creado el mundo voluntariamente, no puede haberlo hecho partiendo de unas esencias universales previas ya que esto habría coartado su libertad absoluta y omnipotencia. El principio reza: No hay que multiplicar los entes innecesariamente. “La Navaja” viene de la metáfora que alude a un barbero cortando las barbas de Platón, que simbolizan esas realidades innecesarias. A partir de la modernidad, este principio se usó en la ciencia, refiriendo a que dos proposiciones o explicaciones que se refieren a lo mismo, será más cierta la que sea siempre más simple, o lo que es lo mismo, la explicación más sencilla suele ser la verdadera.
La Navaja de Ockham.
Seguro que has oído alguna vez esa expresión, pero ¿sabes exactamente de dónde viene? Para empezar, vamos a ver a el autor de tal razonamiento. Guillermo de Ockham fue un filósofo, teólogo, escritor, lógico, físico y monje franciscano de origen inglés de finales del Siglo XIV. Criticó las diferentes corrientes filosóficas imperantes hasta el momento como el Aristotélico, Platonismo, Tomismo o Agustinismo, por lo que se apodó a su filosofía como Criticismo.  



 Sus esfuerzos se centraron en la separación entre Fe y Razón y en la defensa de un nominalismo acérrimo, que niega la existencia de las esencias universales de las cosas particulares, tal y como afirmaba Platón y sucesivos filósofos. Sus ideas le costaron la excomunión en 1324.
La teoría de la que hablamos es el Principio de Economía, o como se le conoce comúnmente, La Navaja de Ockham. Se basa principalmente en la crítica al esencialismo, ya que si Dios a creado el mundo voluntariamente, no puede haberlo hecho partiendo de unas esencias universales previas ya que esto habría coartado su libertad absoluta y omnipotencia. El principio reza: No hay que multiplicar los entes innecesariamente. “La Navaja” viene de la metáfora que alude a un barbero cortando las barbas de Platón, que simbolizan esas realidades innecesarias. A partir de la modernidad, este principio se usó en la ciencia, refiriendo a que dos proposiciones o explicaciones que se refieren a lo mismo, será más cierta la que sea siempre más simple, o lo que es lo mismo, la explicación más sencilla suele ser la verdadera.


Comentarios

Entradas populares