Ir al contenido principal

Destacados

LA CONQUISTA DE CEUTA… POR PORTUGAL



Pues sí, aunque no sea un hecho muy conocido, los portugueses conquistaron el enclave ceutí 200 años antes de que la posesión pasará a manos españolas en el siglo XVII.




En 1415 Portugal se había quedado sin enemigos fronterizos en la península, ya que el último reducto musulmán, el reino nazarí de Granada, limitaba solo con Castilla. Esto no frenaría al rey Joao I que viendo que se le quedaba pequeña la península, fijó sus ojos en el norte de África. Esta ansia de expansionismo marítimo sería el germen del posterior Imperio que Portugal formaría a ultramar y que duraría hasta después de la Segunda Guerra Mundial. El enclave elegido fue la ciudad costera de Ceuta. La urbe, que por aquel entonces pertenecía al reino benimerín de Fez, cuyo territorio coincidía a grosso modo con el actual Marruecos, estaba situada en un estratégico lugar desde donde se podía controlar el estrecho de Gibraltar. Además, la conquista no afectaría a las relaciones con sus vecinos castellanos, ocupados en sus problemas dinásticos y en la propia Granada y se marcarían un punto a favor con el Papa, que en aquella época no era cosa baladí.

Así que llegamos a Agosto de 1415, donde el ansia guerrera en la nobleza portuguesa aún estaba candente de las anteriores conquistas peninsulares a los musulmanes. El rey Joao consiguió reunir a un ejército de unos 45.000 hombres al mando del príncipe Enrique que a la postre sería conocido como Enrique el Navegante, usando unos 200 navíos para su transporte; los portugueses no se iban a andar con chiquitas.


                        Enrique el navegante.

El día 21 del mismo mes, los ceutíes, a pesar de ser conocedores del ataque, relajan sus defensas enviando las tropas de guarnición fuera de la ciudad ya que en los días anteriores un fuerte huracán azotó la costa y las noticias de un desastre total de la armada lusa calaron en los mandatarios municipales. Tras un desembarco inicial, un pequeño grupo de unos 300 portugueses hacen huir la primera resistencia y toman una de las puertas de la ciudad. El éxito inicial anima al desembarco del resto de fuerzas que entrar a tropel en la ciudad, siendo conquistada en ese mismo día con muy pocas bajas.

La urbe, aunque no dio los beneficios esperados, se mantuvo en manos portuguesas hasta 1640, ya que a la muerte de Felipe IV, Portugal y España vuelven a separarse, pero los ceutíes elegirían entregar su fidelidad al reino español y en 1668 así se reconoce en el Tratado de Lisboa.

La ciudad conserva los colores de la bandera de Lisboa y su blasón presenta las armas portuguesas del S. XVI.

Fuente: 

Orden de batalla de los portugueses en la conquista de Ceuta. elfarodeceuta.es





Facebook: El último Romano. Historia



Comentarios

Entradas populares