Ir al contenido principal

Destacados

BATALLAS Y ASEDIOS LEGENDARIOS. BATALLA DE LECHFELD







Antecedentes



En el año 936 es coronado, al igual que Carlomagno en Aquisgrán, Otón I El Grande, rey de Germania y a la postre el primer emperador del Sacro Imperio Germano. La coronación de un rey en Germania o lo que había sido Francia Oriental durante el Imperio Carolingio, fue una invención de los diferentes señores de dicho territorio en respuesta a las invasiones de húngaros que se sucedían desde su asentamiento en la frontera en el año 896. Pero su coronación no fue fácil, su padre, Enrique I el Pajarero, quiso acabar con la tradición germánica de repartir los territorios entre sus hijos, así que los hermanos de Otón, enrique I de Baviera y Thangmar, se sublevaron junto con los ducados de Franconia y Suabia, no siendo derrotados hasta el 939 en la batalla de Andernach. Tras la redistribución de los territorios entre familiares, consiguió debilitar a la nobleza y postularse por encima de estos, gozando de poder absoluto. En el 951, tras un conflicto matrimonial con Berengario II, rey del reino franco de Italia, invadió y se coronó rey de Italia, y aunque después devolvió la corona a Berengario, se casó con Adelaida, mujer que provocó el conflicto al no querer casarse con el hijo de este y huir a Germania para casarse con Otón. De este matrimonio nacería Otón II, que fue la causa del siguiente conflicto. El hermano mayor de Otón, Liudolfo, vio peligrar sus derechos sucesorios y organizó junto a Conrado El rojo, duque de Lorena y cuñado de Liudolfo, una rebelión, que acabo tras dos años y el incendio de la ciudad de Ratisbona en llamas en el 956.












Detonante.


Ese mismo año, los húngaros, aprovecharon para lanzar una invasión a gran escala. Tras un siglo de invasiones y correrías que llegaron hasta Aquitania, los húngaros se habían vuelto más osados y habían perfeccionado sus tácticas bélicas. Como gran avance, estos usaron maquinaria de asedio en esta incursión, poniendo sitio a Augsburgo días antes de la batalla de Lechfeld. Otón, que aun se encontraba sofocando alguna rebelión, tuvo que dejar al grueso del ejército Sajón en el propio ducado.


Otón reunió a unos 8000 hombres, la mayoría del resto de ducados del reino, divididas en 8 “legiones” de 2000 soldados de caballería pesada, mientras que los magiares contaban con unos 17.000 jinetes ligeros, aunque algunos autores elevan esta cifra hasta 20.000-25.000. El primer movimiento germano fue cruzar el rio Lech al norte de Augsburgo para contar la retirada de los húngaros, que se encontraban sitiando la ciudad en la otra orilla. Al ver su retaguardia copada, estos levantaron el asedio y decidieron volver a sus bases en Panonia por la orilla izquierda del rio, mientras Otón les seguía por la derecha. La batalla comenzó cuando el grueso principal de los húngaros cruzaron el rio y La otra parte del ejército cruzó el río de noche cayendo al costado y espalda de los germanos. Los guerreros de Otto estaban en cinco líneas de batalla. Al frente tres legiones de bávaros, detrás de ellos los sajones, luego las dos legiones de los suabos y finalmente el castillo de carros y 1000 caballeros checos del Ducado de Bohemia. Este primer ataque húngaro, con arqueros montados, puso en fuga a checos y suabos, pero fueron rechazados por un contraataque de la caballería franca, teniendo que regresar rápidamente a la segunda línea de la orden de batalla ya que la fuerza principal húngara comenzó a avanzar. Tras varias cargas germanas, pusieron en fuga al ejército húngaro, imponiendo la superioridad del combate cuerpo a cuerpo de la caballería pesada, siendo este aniquilado. Se tomaron miles de prisioneros entre los que destacan 3 famosos caudillos magiares, los cuales fueron ahorcados en Ratisbona.










Consecuencias.


La más inmediata fue el levantamiento el asedio de Augsburgo, pero a largo plazo, se consiguió, al ser nombrado un nuevo rey tras las ejecuciones en Ratisbona que apostaría por el sedentarismo, el cese de las grandes incursiones por Germania y Francia. Su nieto, Esteban I, se convertiría en el primer rey de Hungría. Para Otón, esta victoria le proporciono una reputación legendaria, y en el año 962 entraría en Roma para ser coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Fuentes:

http://epa.oszk.hu/00000/00018/00023/17.ht

Comentarios

Entradas populares