Ir al contenido principal

Destacados

LOS ÚLTIMOS DE ROMA.







Bien es sabido que el Imperio Romano de Occidente cayó en el año 476 cuando el magister militum hérulo Odoacro, depuso a Rómulo Augústulo, enviándolo a un monasterio de Lucullanum, enviando las insignias imperiales al emperador de oriente Zenón y apoderándose de Italia. Pero, ¿sabías que quedó un último reducto romano en el norte de la Galia? Se trata del Reino de Soissons o de Siagrio.




Todo comienza cuando el emperador Mayoriano designa a Egidio como magister millitum de la Galia con el propósito de sofocar la rebelión de la aristocracia galorromana que no reconocía al emperador y se había aliado con los burgundios, a los que habían ofrecido incluso la ciudad de Lugdunum y restablecer el orden imperante en la región ocupada también por visigodos y francos. Egidio estableció una alianza con los francos salios gobernados por el rey Childerico II, derrotando a estos y recuperando la ciudad. Posteriormente se ocupó de los visigodos que ocupaban la zona de Aquitania, Sur de Francia y Septimania, con su capital en Toulouse, aprovechando que estaban ocupados en Hispania contra la expansión de los Suevos. Tras derrotarlos en las cercanías de la actual Arlés, obligó a estos a volver al redil imperial teniendo que negociar un nuevo acuerdo con el emperador y renovar la alianza entre ambos.





En el 461, tras un golpe de Estado con asesinato incluido, se proclama emperador Livio Severo, al cual Egidio no reconoció, proclamándose independiente con las tierras que había mantenido en el norte de Francia en torno a la ciudad de Soissons que abarcaba el territorio entró los ríos Loira y Somme, probablemente apoyándose en los francos. Los burgundios, pescando en río revuelto, volvieron a apoderarse de Lugdunum, aislando al Egidio en su territorio entre visigodos, francos, alamanes, burgundios, anglos y sajones. Egidio siguió la lucha por su cuenta contra los visigodos, volviéndolos a derrotar dos años después en la Batalla de Orleáns con la ayuda de los francos, matando a Federico, hermano del rey Teodorico II, haciendo que los visigodos perdieran durante un tiempo el interés el la Galia.




En el año 464 fallece Egidio, dejando al mando a su hijo Afranio Siagrio, que le da nombre al reino, junto al comes Paolo de Angers, gobernando como dux, pero siendo llamado por los pueblos vecinos como rey de los romanos.




En el 476 se niega a reconocer la autoridad de Odoacro, a pesar de que Zenón optó por legitimar desde Constantinopla a Odoacro en vez de a Siagrio, por lo que se rompieron las relaciones con Roma y Bizancio, gobernando de forma independiente una provincia romana, que a efectos prácticos constituía un reino.






Al morir Childerico en el 481, su hijo Clodoveo no siguió las políticas amistosas de su padre y se decidió a conquistar el Reino de Siagrio. No fue tarea fácil, pues a pesar de no existir fuentes, el escritor romano Prisco, cita que tanto Egidio como Siagrio comandaron potentes ejércitos capaces de amenazar Italia y vencer a visigodos en varias ocasiones como hemos visto. De hecho, tuvieron que pasar 5 años de guerra para que los francos derrotaran definitivamente a Siagrio en la batalla de Soissons, siendo relatada la conquista como la más importante victoria de Clodoveo I, fundador de la dinastía merovingia y unificador de la Galia.




Comentarios

  1. Interesante historia, no he tenido la oportunidad de profundizar en los
    años después de la caída del imperio romano. Continúen publicando. Gracias. Me motivaron deben haber pasado muchas cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, le animo a que descubra la época posterior a la caída del Imperio Romano de Occidente, a pesar de ser mal llamada como "época oscura" Lo cierto es que es muy asombrosa, con el ascenso de un nuevo imperio en occidente, unas segundas invasiones bárbaras, el auge de Bizancio...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares